Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies

Portada > Historias del Café > Portada

el café llega al continente americano

En la Tercera década del siglo XVIII, el café comenzó a plantarse en el Norte de Brasil, más concretamente a Belem, en el año 1727, traído de la Guayana Francesa, por el Sargento Francisco de Mello Palheta,, a petición del Gobernador de Maranhao y Gran Para, que le envio a la Guayana francesa con esa misión. Ya en esa época el Café tenía un gran Valor Comercial, Palheta se aproximó a la mujer del Gobernador de Caiena, Capital de la Guayana Francesa, consiguiendo conquistar su confianza, y de esta forma una planta de Café Arabica fue ofrecida clandestinamente y llevada a escondidas en el equipaje de este Brasileño.

Debido a las buenas condiciones climáticas, el cultivo del Café se extiende rápidamente, con la mayoría de la producción destinada al mercado doméstico. Si bien el primer lugar de Brasil fue Maranhao, el cultivo se extendió rápidamente por Bahía, Rio de Janeiro, Sao Paulo y Minas Gerais. En un espacio relativamente corto de tiempo, el café se convierte en el segundo Producto Base en la economía Brasileña, se desarrolló solo con recursos nacionales, siendo por fin, la primera producción única y exclusivamente brasileña.

En Guatemala se hicieron las primeras siembras en 1760, unos sacerdotes Jesuitas llevan las primeras plantas de café a Guatemala, a la ciudad colonial de Antigua, aunque tan solo como plantas ornamentales para los jardines del Monasterio, sacados del monasterio, el café fue convertido por los pioneros  y revolucionarios productores, convierten el café en el más poderoso motor de la economía Guatemalteca.

En Venezuela llego en 1784. De la mano de unos Misioneros Castellanos en el periodo que va de los años 1730 a 1732, en las tierras cercanas al Rio Orinoco, se dice que fue el misionero Jose Gumilla quien introdujo y sembró las primeras semillas en los terrenos de la Misión, fue más tarde hacia los años 1783 cuando se sembró la primera plantación de café en los jardines de la aldea de Chacao, en la celebración hacienda la Floresta.

Hay indicios de indican que el café llego a Colombia de la Mano de unos Jesuitas que llevaron las semillas a Nueva Granada aunque existen varias versiones parece que las semillas llegaron por el Este del País desde las Guayanas y a través de Venezuela. Los primeros cultivos crecieron en la zona oriental del país, en 1835 tuvo lugar la primera producción comercial y los registros muestran que los primeros sacos se exportaron desde la aduana de Cúcuta en la frontera con Venezuela.

 En Perú, desde 1850 los inmigrantes europeos introdujeron el Café al Valle de Chancha mayo, Moyomamba Jaen Huanuco y Cusco para el consumo local. En 1930 el Capital Ingles consolidada como zona cafetera el Valle de Chancha mayo, El primer Café se abrió en Lima en el año 1791 .

En el Mes de Junio de 2010 y ante la asamblea General de la Organización de Estados Americanos, Hans Pundsack, gerente general de Hansa Café, junto con el barista José Parinango, inspirados en la famosa Formula de Café Irlandés, decidieron ofrecer a los miembros de la OEA, una nueva fórmula, que conjuntara el sabor de la famosa bebida con un producto típico más representativo del país como es el pisco, encontrando una variedad del Café Irlandés, nombrándolo como PISCAFE.
La diferencia con el irish coffee es que primero se mezclan 12 gramos de azúcar por una onza y media de whisky, para luego añadir el complemento del café", explica Parinango, quien confiesa que en esta cumbre internacional sirvieron miles de tazas de pis café, una opción que recomienda para calentar el cuerpo en estos días de fuerte invierno que nos ha tocado en Lima.


No existen opiniones para este elemento.

Arriba Opinión Enviar a un amigo Volver Atrás

Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación. Esta página está optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0.